¿Cómo invertir en oro?

Realmente el oro es uno de los metales más demandados en momentos de incertidumbre geopolítica. El metal dorado, constituye la inversión refugio por excelencia y el que mejor refleja una naturaleza antidólar. Es por ello, que mientras el dólar continúe débil o la inflación presione a los mercados, o los acontecimientos políticos aumenten la inestabilidad financiera, el oro continuará brillando, como lo viene haciendo en la última década.

Sin embargo, como toda materia prima, el mercado del oro resulta bastante volátil, más aun a corto plazo. Es por ello, que elegir la forma adecuada de invertir en oro según nuestro volumen de operaciones resulta fundamental para protegernos del riesgo inherente a tal inversión.

Las formas de invertir en oro son varias. La primera, más sencilla y conocida es la inversión directa en oro. Esta forma de inversión resulta apropiada para quienes destinan pequeñas cantidades de dinero y utilizan el metal como un método de ahorro a largo plazo.

Esta inversión tiene ventajas y desventajas propias. La ventaja es la facilidad de adquisición, dado que el pequeño inversor puede acceder en forma simple a monedas o pequeños lingotes de oro, en una infinidad de entidades. De hecho, ahora lo puede hacer a través de cajeros automáticos instalados en hoteles o aeropuertos.

Las desventajas de este método de inversión son dos: el coste de almacenamiento, y la falta de protección ante las variaciones tanto en el dólar como en la cotización del propio metal. En cuanto al almacenamiento es evidente que no es posible guardar grandes cantidades de oro en nuestras casas. El depósito del metal en cajas de seguridad u otros depósitos adecuados, implica un coste que resta valor a la inversión.

Otra forma de invertir en el metal que replica en forma directa el precio del metal, aunque nos libera del problema del almacenamiento es a través de Contratos por Diferencias y Fondos Cotizados. Los primeros se caracterizan por su efecto apalancamiento. Es decir, que pagando una pequeña parte del monto de la compra de los contratos futuros del metal en concepto de garantía, el inversor accederá a los resultados de la inversión total… sean ganancias o pérdidas. En el segundo caso, el inversor deberá salir a cubrir tales pérdidas por el importe total comprado, superando ampliamente el capital desembolsado originalmente.

La utilización del efecto apalancamiento en un activo tan volátil puede acarrear fuertes pérdidas, las cuales podrán descontrolarse en caso de que el inversor no esté familiarizado con todos los aspectos del uso de CFD’s.

Una opción que minimiza los riesgos es la utilización de fondos de inversión. Las gestoras que los comercializan suelen invertir en oro como elemento diversificador de las carteras. Por lo tanto, los fondos de inversión invierten en oro junto a otros activos, que en el caso de pérdidas en el metal, pueden minimizar las mismas. Por el contrario, cuando los movimientos del oro son al alza, los resultados del fondo no replicarán en forma directa tales ganancias.

Uno de los puntos débiles de los fondos de inversión son las comisiones que las gestoras cobran por su administración, depósito, suscripción, etc. Comisiones que muchas veces degradan las ganancias obtenidas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *